¿Mediciones reales?

 

Agustín Contreras Stein.

 

AUNQUE muchos políticos se confían en las encuestas, considerándose, desde ahora, ganadores de las elecciones que están por venir, la verdad de las cosas, es que a pesar de los métodos, supuestamente, precisos, en este tipo de mediciones electorales, no hay una exactitud que pueda definir quién es el ganador.

 

Las encuestas, en su mayoría, mienten, porque no están hechas para medir la preferencia electoral de acuerdo a las circunstancias que rodean a un proceso electoral y más como el que se avecina en el cual habrán de concurrir casi todos los procesos electorales, en un solo.

 

Las encuestas, por lo regular obedecen las instrucciones de quien las manda a hacer, y las pagan aún cuando éstas se hagan, simplemente, en el escritorio, pues de lo que se trata es de dar a conocer avances inexistentes, como para espantar a los contrincantes electorales.

 

Hay que recordar que entre todos los objetivos de una encuesta, esta precisamente, el de preocupar a los de enfrente, con una medición que muchas de las veces, como ya hemos referido, ni siquiera se llevan a cabo, porque entonces, los resultados podrían ser totalmente diferentes a lo que se quiere.

 

De ahí que en la actualidad, más que en cualquier otro momento, las encuestas ya no tienen el impacto de otros tiempos y se limitan, solamente, a ser indicadoras de una supuesta preferencia electoral, pero de ninguna manera, podrían tomarse como referencia de una victoria electoral.

 

Por lo tanto, se dice, en el ambiente político, estas mediciones son como el petate del muerto, pues asustan de momento, pero no llegan a permanecer como una verdad de manera constante, perdiéndose, al otro día de publicadas, toda la posibilidad de llegar a ser una fuente de preocupación para los demás participantes de un proceso electoral.

 

Basados en todo esto, ni las más prestigiadas empresas encuestadoras, son creíbles, tanto de corte nacional como estatal o local, pues bien se sabe que la verdadera encuesta que dice la verdad, se obtiene precisamente en las urnas electorales y no antes, por lo que insistimos, lo que ha estado sucediendo, son solamente indicadores de una posibilidad de preferencia electoral en el ambiente político nacional o estatal.

 

Para los que creen que las encuestas nacionales, aquellas que indican que López Obrador, va adelante, habría que tomar con toda precaución estos resultados, porque puede suceder que no sean nada ciertos, es decir, que solamente se encuentren engañando a las gente sobre una situación que no es real, que miente y que perjudica, por lo tanto, al mismo proceso electoral que se avecina.

Pero como estas cosas así son, hay que seguir recibiendo estos indicadores y ya será cuestión de un análisis que se haga cada quien, para entender por donde se quiere hacer que las encuestas también jueguen un papel importante en la decisión electoral, que es otro de los objetivos de estas mediciones y quizá el más importante para los efectos que se quieren.

 

Y no hay que ir muy lejos, cuántas veces nos hemos encontrado con estas mediciones que indican por donde se inclinará la balanza electoral, resultando que al final de una jornada electoral, los resultados son tan adversos para quien encabezaba las preferencias electorales, que las encuestas se quedan totalmente debajo de lo que suponían y no precisamente porque haya mucha equivocación, sino que simplemente, fueron hechas en su momento de acuerdo a las instrucciones recibidas de quien puso el recurso económico para integrarlas con el único propósito de querer allegarse votos de los indecisos.

 

No hay más que observar, analizar y profundizar en el perfil de cada candidato, para darnos cuenta quien será el ganador, pues aunque mucho se diga de la equivocación electoral del pueblo mexicano, la verdad de las cosas, es que su voto sí es racional, bien pensado y muchas veces, eso sí, inducido por las acciones de quienes estuvieron mandando antes y que lo hicieron, como sucedió en Veracruz, de manera pésima, lo que ahora, por ejemplo, el PRI, tiene que estar pagando a un costo muy elevado.

 

Sin embargo, las cosas cambian en cada elección y hay nuevas perspectivas político electorales, de tal manera, que los hombres y mujeres bien intencionados, seguramente, que tendrán el apoyo ciudadano para el próximo primero de julio, fecha en que habrá concurrencia electoral, pero también una concurrencia ciudadana para elegir al mejor, al que se considere que tiene la suficiente capacidad para sacar adelante al país y al Estado.

 

La mayoría de mexicanos y veracruzanos, ya saben por quien votar en las próximas elecciones. Ya se verá en unas horas posteriores a la conclusión de la jornada electoral.

 

———————-

 

AUNQUE TODOS HACEN SU lucha, la cual esta permitida como un derecho que les corresponde, los veracruzanos, ya están conscientes de quien puede ser el mejor gobernador de Veracruz, aún cuando todavía se vean lejos las elecciones del mes de julio.

 

Quizá, no de ahora, sino desde hace tiempo, los veracruzanos, ya saben quien será el ganador de la gubernatura del Estado, porque se trata de un político que conocen bien, que les ha cumplido a la mayoría de los ciudadanos que se le han acercado en sus gestiones anteriores.

 

Y es que este político, sabe bien que solamente hablando con la verdad, presentando un perfil adecuado a los ciudadanos, siendo honesto y sin cola que le pisen, es como obtendrá los votos que necesita para ponerse al frente de la gubernatura del Estado.

 

Aún cuando no se diga exactamente su nombre, casi todos los veracruzanos, saben perfectamente bien a quien nos referimos, incluyendo, desde luego, a los mismos adversarios políticos que tiene en este proceso electoral, porque sin duda alguna, han de reconocer que este político les lleva mucho trecho en esto de hacer campaña y en esto de demostrar su capacidad, su honestidad, su respeto a todos los veracruzanos, lo que ha hecho que se distinga entre todos, porque ha sabido cultivar precisamente esta parte muy sensible que todo político debiera observar.

 

———————

 

EL PRESIDENTE DEL Tribunal Superior de Justicia del Estado, Edel Álvarez Peña, sabe perfectamente bien que el tiempo no perdona errores ni mucho menos que se pierda en quehaceres injustificables.

 

Busca, por lo tanto, aprovechar hasta los segundos de su tiempo para poder concretar demandas de la ciudadanía en materia de justicia.

 

Así, este martes, en sesión del Consejo de la Judicatura, dio a conocer que lo más pronto posible, dará inicio la creación de quince Juzgados Micro regionales en territorio veracruzano, autorizados precisamente por el Consejo de la Judicatura, con el objetivo de acercar la justicia a todos los veracruzanos, afirmando que dichos Juzgados, contribuirán a combatir las circunstancias de marginación, violencia de género y discriminación. El titular del Poder Judicial del Estado, reafirmó que se trata de que los veracruzanos tengan a la mano un juez que atienda prioritariamente asuntos familiares y además que privilegien el interés superior de las mujeres y también de los menores, cuestión que no es nada fácil, pero que tiene la plena voluntad de cumplir con un compromiso ineludible.

 

———————-

 

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

 

NUESTRO CORREO: [email protected]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *