En el feudo de los YUNES

 

Agustín Contreras Stein.

 

 

 

EL PRESIDENTE de la República, llega hoy, trece de marzo, a tierras veracruzanas.

 

Viene al Estado, feudo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien, seguramente, lo acompañará en el evento de inauguración de la granelera, recientemente construida por la federación, en la zona de Perote, de manera especial en la población de Totalco, propicia para el almacenamiento de granos.

 

Pero también llega, sin lugar a dudas, al feudo de otro más de los Yunes, el candidato priista a la gubernatura del Estado, Pepe Yunes,  el hombre que puede cambiar el panorama político de Veracruz, en unos cuantos meses.

 

Miguel Ángel, con el poder alcanzado a través de la estrategia política de una coalición electoral, gobierna en la entidad veracruzana, con firmes intenciones de perpetuarse en el gobierno, entregando, en poco tiempo, la administración en manos de su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, si la victoria electoral llegara a concretarse.

 

Pero, también esta Héctor Yunes Landa, Senador de la República, que buscó la gubernatura de dos años y que intentó, de nueva cuenta, reivindicarse con su estructura política, insistiendo, hasta el final, para lograr que su nombre apareciera como candidato a la gubernatura del Estado, ahora, en busca de un periodo gubernamental de seis años.

 

Repartido, o no, Veracruz, se ha convertido en un verdadero feudo político de los Yunes, entre los cuales, hay buenos, honestos, trabajadores, preocupados, comprometidos con su pueblo, como los hay, de la misma manera, aquellos que no han logrado sus propósitos de quedar bien con la gente y que esperan, todavía, que haya reconocimiento para su trabajo a través de la preferencia electoral.

 

Esta es la coincidencia de los Yunes, que quizá, nadie esperaba ver, es más, ni siquiera el Presidente de la República, habría de imaginarse, alguna vez, que todavía, durante su gobierno, tuviera que encontrarse con tantos Yunes, a su lado y que todos, de alguna manera, en calidad de protagonistas de la vida pública de Veracruz, y de México, consecuentemente.

 

Son los tiempos políticos en una entidad, que se ha vuelto difícil, tanto por los acontecimientos de la inseguridad, como por los momentos políticos que se viven y que tiene, de alguna manera, una especial repercusión, porque Veracruz, quiérase o no, representa para el país, un Estado, políticamente hablando, de gran peso electoral, donde se juegan importantes intereses nacionales, pues los mismos candidatos a la Presidencia de la República, tienen bien presente que esta entidad es de las que decidirán el primero de julio, las elecciones concurrentes.

 

Este es, en cierta forma, el panorama político con el cual se recibe al Presidente de la República, que si bien, no es la única vez que viene a Veracruz, su visita de hoy puede considerarse de gran trascendencia por los motivos ya explicados, tratándose del momento político que se desarrolla y que ha sido, hasta ahora, de los más polémicos de la historia reciente.

 

Por lo pronto, aunque pocos lo quieran ver así, Veracruz, es el feudo político de los Yunes, los cuales, seguramente, seguirán al frente del gobierno de la entidad, pues aunque sean de diferentes siglas, solo entre los de este apellido, se estará definiendo, muy pronto, quien habrá de tomar las riendas de la administración veracruzana, la que ahora, será, como ya se ha dicho, de seis años, tiempo suficiente para hacer, para construir un mejor Estado, donde los Yunes, dejen plasmado, de alguna manera, su sello para la historia política de la entidad.

 

Esto es lo que, sin duda alguna, lo que el mismo Presidente de la República, percibirá en este día, porque no solo viene, como se sabe, a poner en marcha un proyecto granelero, sino también, como se dice en esta tierra, a medirle el agua a los tamales, en eso de conocer las verdaderas condiciones políticas que existen y los pormenores reales de una situación que ha llamado la atención desde hace muchos meses, para el resto del país.

 

Y es que, en el feudo de los Yunes, solo queda por ahí, un negrito en el arroz, que hasta el momento no ha superado su posición de tercer lugar en las preferencias electorales, porque espera, más que nada, que su Jefe político, trabaje por él, tal y como siempre ha sucedido.

 

———————–

 

EN LAS ELECCIONES pasadas, relacionadas con la sucesión gubernamental, el tema Javier Duarte, fue recurrente y tuvo mucho que ver con la derrota del Partido Revolucionario Institucional, de tal manera que todo esfuerzo realizado, se vio minimizado por las acciones de un gobierno pasado que dejó en pésimas condiciones económicas a todos los veracruzanos, partiendo del principio económico que Veracruz, vive, en gran parte, de la derrama económica de la propia administración estatal.

 

Sin embargo, el problema económico sigue siendo la generadora de la crisis de pobreza en que se encuentra el Estado. La falta de dinero en diversos sectores de la población ha hecho que no todo se este mirando con precisión respecto del futuro que ya se vive ahora.

 

Esto tendrá que ver, indudablemente, en la realización de las próximas elecciones, pues si bien el tema Duarte de Ochoa, sigue presente, no hay que olvidar que la bolsa es la que reclama, más que nada, la atención de quienes se encuentran gobernando al Estado.

 

Acaso, para las próximas elecciones, podría gestarse una especie de desaprobación y revertirse lo que dio lugar a una victoria electoral del pasado, para ahora, hacerse, de la misma manera, presente, pero por no haberse resuelto favorablemente la economía veracruzana, para beneficio de sus propios habitantes.

 

El tema Duarte, sin duda, todavía intervendrá en las elecciones de este año, pero ya no serán definitivo, sino que entraran en juego otros asuntos como la falta de recursos económicos, que han propiciado que la entidad veracruzana, viva con necesidades permanentes.

 

Por todo esto, en las elecciones de este año, podría ser la propia economía familiar, el tema que más impacte a la hora de emitir el voto popular.

 

———————-

 

NEMESIO DOMINGUEZ, ahora Delegado de Prospera, en Veracruz, ha llegado con todas las ganas de hacer bien su trabajo y para ello no ha dejado de recorrer gran parte de la entidad veracruzana, apenas en unos cuantos días desde el momento en que tomó posesión de su cargo.

 

Esta delegación es importante por el trabajo que tiene que desempeñar dentro del gobierno de Enrique Peña Nieto.

 

Nemesio, llegó, como todos los delegados recientes a poner todos sus esfuerzos en la realización de sus tareas, independientemente de lo que se diga respecto a la función política que, según versiones, se les ha encomendado a los delegados, principalmente, a los que están tomando posición de sus cargos, recientemente.

 

Y aunque el proceso de sustitución de Delegados, en Veracruz, ha ido lento, lo que se presume es que se trata, de una buena vez, contribuir a que el Presidente de la República, salga bien librado de su administración, es decir, con resultados concretos y que sean conocidos ampliamente por la población beneficiada.

 

——————-

 

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

 

NUESTRO CORREO: [email protected]

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *