Crónicas Urgentes

  • Dispendio Marcial

Claudia Constantino

            La clase política veracruzana tuvo una jornada de celebración al viejo estilo: fue en el malecón la ceremonia principal del centenario de la Gesta Heroica de la Defensa del puerto de Veracruz, presidida por el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado por el Secretario de Marina, Francisco Vidal Soberón; el Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos y el gobernador, Javier Duarte de Ochoa. Un mosaico cuya imagen cambiaba cada pocos minutos, se veía en el fondo del encuadre hacia donde fue orientado el templete principal, ocupado por las personalidades. Quienes lo accionaban pasaron ocho horas bajo el sol a plomo. Un gran contingente de cadetes de la escuela naval llenaba la explanada, una fragata atracada en el muelle, completando la estampa.

            Los maestros de ceremonias, con voz muy solemne y afectada fueron conduciendo el evento y así, el Presidente, entregó espadines de mando a los graduados de Guardiamarinas (mientras el gobernador Duarte, atendía su celular) y presenció la jura de bandera de los cadetes de primer año. Los discursos: primero el anfitrión gobernador, después el turno del Secretario de Marina y finalmente el Presidente, quien recordó porqué Veracruz es cuatro veces heroica. Tras las palabras encendidas, el director de la escuela Naval Militar, pidió permiso al Presidente para dar inicio al desfile conmemorativo.

            En las filas de atrás del templete principal se encontraban los políticos veracruzanos tomándose fotos, luciendo sus lentes de marca y desplegando su cultura cívica en los tweets con los que daban cuenta de su presencia en el evento. Tal fue el caso del subsecretario de gobierno, Marlon Ramírez Marín, quien subió una fotografía del momento en que daba inicio el desfile y decía: Encabeza nuestra Bandera Nacional el desfile conmemorativo al #Centenario21deAbril gesta que engrandece a nuestro Edo. En la foto la que aparecía, a la cabeza del contingente, era la bandera de la Secretaría de Marina (pabellón de proa).

            También los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y de Hacienda, Luis Videgaray Caso, acompañando al Presidente en su gira por Veracruz. De la ceremonia en el malecón, fueron a inaugurar el Museo Naval y después dieron inicio a la opulenta comida en el World Trade Center, desde donde no pocos de los distinguidos invitados, se tomaron fotos para las redes, donde mostraban el escenario espectacular (réplica del Museo Naval) y presumían que habían servido langosta.

            En el mundo de los menos afortunados, un grupo de maestros se enfrentaron a granaderos en el centro del mismo puerto de Veracruz y unos cuantos se manifestaron en contra del incremento al precio del transporte, gritándole: “traidores” a los diputados en su arribo al Teatro de la Reforma. Unos días antes el gobernador aseguraba en los medios: “no está autorizado ningún incremento al transporte público”. El Teatro de La Reforma, convertido en sede alterna del Congreso local, pues fue ahí donde se celebró la sesión solemne a la que la clase política veracruzana se presentó muy bien ataviada. En la pasarela Miguel Alemán, casi todos los Yunes y una larga lista de los polticos veracruzanos de siempreal, pues emonia en el sol a plomo

los que estabanontra del incremento al precio del transporte, quíticos veracruzanos de siempre. Estaban todos los que son y eran todos los que estaban.

            El Presidente voló al D.F para estar en Bellas Artes para el Homenaje a Gabriel García Márquez y el gobernador prosiguió con su agenda plagada de reclamos pues también, Las Patronas, acudieron a él para interceder a favor de los migrantes. Vaya contrastes entre la realidad y la verdad institucionalizada. El personaje más destacado del día: El Dispendio Marcial.

Cualquier comentario para esta columna que nada desperdicia a:

[email protected]

Twitter: @aerodita